Ohne Musik wäre das Leben ein Irrtum

Más reciente

Lemmy (2010)

El pasado fin de semana disfruté en compañía de unos amigos de este documental, un interesante retrato de Lemmy Kilmister, verdadera leyenda del rock, padrino del metal (especialmente del thrash) e inamovible líder durante los últimos 35 años de Motörhead. Un tipo que recuerda una época en la que el rock no existía (sólo las canciones de Rosemary Clooney), que vio a los Beatles en directo en The Cavern antes de que se hicieran famosos o que fue roadie de Jimi Hendrix en los 60 y que, aparentemente indestructible a pesar de (o gracias a) el Jack Daniels y el tabaco, sigue grabando discos y colaboraciones a un ritmo envidiable y saliendo de gira año tras año.

De manera algo deslavazada, el documental va alternando escenas de la vida cotidiana de Lemmy en Los Angeles con grabaciones de lo más destacado de su carrera y entrevistas a un buen número de músicos: admiradores todos y, en muchos casos,  colaboradores a lo largo de los años. Así, vamos saltando de su debut con los Vickers en 1965 a alguna de las múltiples anécdotas que sólo alguien como él puede generar (impagables, por ejemplo, la historia del “short” vaquero que relata Scott Ian de Anthrax o los consejos paternos de Lemmy acerca del uso de las drogas); de su época como bajista en los reyes del space rock, los Hawkwind, a las declaraciones de gente tan dispar como Dave Grohl, Metallica, Mick Jones o Jarvis Cocker; del nacimiento de Motörhead (bautizada por algún crítico con escasa presciencia como “la peor banda del mundo”) a las improvisadas exhibiciones de dagas, espadas, parafernalia nazi o cualquier otro objeto de los innumerables que atiborran su barato apartamento cerca de Sunset Strip; de las partidas en la máquina de trivial del mítico Rainbow Bar o en las tragaperras de Las Vegas a sus salidas ocasionales para grabaciones, entrevistas o paseos en tanque por el monte; de la rutina en el autobús durante las giras a las explicaciones de por qué su sonido de bajo es diferente al resto…

De todo ello emerge la estampa de un tipo que sólo puede describirse con un calificativo: auténtico. Alguien que ha encontrado hace tiempo todo lo que le gusta y que piensa seguir disfrutando de ello mientras que el cuerpo aguante, que mira a un pasado fabuloso con cierta nostalgia pero sin dejar que lo ya irremediable le afecte, sencillo en el trato personal y alejado de cualquier clase de divismo o de glorificación de su estilo de vida 100% rock, alguien que hace que coleccionar objetos nazis o disparar tanques en el bosque parezcan aficiones comunes e inofensivas…Y, sobre todo, alguien que ha tenido un significativo impacto en la música popular (mucho mayor de lo que comúnmente es conocido) y a quién sus compañeros de oficio respetan y admiran. Para mí, la actitud fascinada de los miembros de una banda tan formidable como Metallica (Lemmy bromea en un momento del documental con Billy Bob Thornton acerca de un cheque de 100 mil dólares que le llego a casa cuando los de San Francisco hicieron unas versiones de sus temas) comportándose como incrédulos debutantes mientras tocan junto a su ídolo lo dice todo. ¡Larga vida a Lemmy!

 

Swim Good – Frank Ocean (2011)

Si tuviera que apostar por el éxito futuro de alguno de los artistas o grupos más prometedores del 2011, sin duda colocaría gran parte de mi dinero en Frank Ocean. Hace casi un año (el 18 de Febrero de 2011) Ocean debutó con una más que interesante mixtape titulada “Nostalgia Ultra”, que ofreció para descarga gratuita en su blog personal (podéis encontrarla aquí). Su nombre comenzó a sonar, ayudado por su pertenencia a la, desde hace tiempo inevitable, tropa angelina OFWGKTA (siglas, para quien no los conozca, de “Odd Future Wolf Gang Kill Them All”, algo así como “Futuro Extraño Banda del Lobo Matar a Todos”), pero creo que la calidad de sus canciones habría eventualmente llegado a oídos lo suficientemente bien conectados como para ponerlo en el mapa.

 

Un paréntesis sobre OFWGKTA: es curioso contrastar la cantidad de discusiones acerca del grado de “industrialización” de Lana del Rey (bastante aplacadas por fortuna tras comprobar con alivio las élites que ni es una maravilla en directo ni es capaz de mantener el mismo nivel de sus mejores singles durante un disco completo, con lo que podemos ignorarla como artista de gran éxito comercial y poca sustancia durante unos cuantos años hasta redescubrirla, cuando sus números de ventas comiencen a declinar, como venerable musa de una nueva generación indie), con las pocas dudas que provoca la súbita aparición en L.A., dentro del mismo colectivo, de un numeroso grupo de rappers de indudable talento entre los que se encuentra alguien como Frank Ocean, un cantante de Nueva Orleans con inclinaciones más cercanas al R&B, bastante mayor en edad que el resto y con un pasado como compositor fantasma de temas para gente como Brandy, John Legend o Justin Bieber. Ciertamente curioso.

 

Volvamos a Frank Ocean antes de perdernos por completo. “Swim Good” es uno de los dos singles que el sello Def Jam decidió lanzar tras comprobar el éxito de “Nostalgia Ultra” . Posiblemente no sea un tema tan redondo como “Novacane” (el primer single) pero engancha bastante más y ofrece pistas de un talento como compositor y productor que no se ven con frecuencia. No es que estemos ante el nuevo Kanye West pero algo debieron ver el propio West y Jay-Z cuando le invitaron a participar en su mano a mano del año pasado, “Watch the Throne”. De paso Beyonce descubrió su talento como compositor y le pidió un tema para su disco “4”. Así que, con tales padrinos y con canciones como esta, la apuesta parece bastante segura. Lo comprobaremos con el primer disco de Frank Ocean, anunciado para este año.

 

Army Of Me – Björk (1995)

stand up

you’ve got to manage

I won’t sympathize

anymore

 

and if you complain once more

you’ll meet an army of me

 

you’re alright

there’s nothing wrong

self-sufficience please!

and get to work

 

and if you complain once more

you’ll meet an army of me

 

you’re on your own now

we won’t save you

your rescue-squad

is too exhausted

 

and if you complain once more

you’ll meet an army of me

levántate

tienes que poder

no me compadeceré

de ahora en adelante

 

y si protestas una vez más

te encontrarás con un ejercito de mí

 

estás perfectamente

nada va mal

autosuficiencia por favor!

y ponte a trabajar

 

y si te quejas una vez más

te encontrarás con un ejercito de mí

 

estás solo ahora

no te salvaremos

tu equipo de rescate

está demasiado cansado

 

y si te quejas una vez más

te encontrarás con un ejercito de mí

El inesperado éxito de “Debut” tuvo dos caras para Björk: la satisfacción por el triunfo de un disco que, ni ella ni su discográfica esperaban, acompañada de la extrañeza de  Leer el resto de esta página »

Street Halo – Burial (2011)

Por desgracia no al ritmo que muchos desearíamos, Burial sigue fabricando inquietantes atmósferas repletas de bajos tectónicos, ráfagas de viento sintetizado y fragmentos perdidos de canciones tristes. Esta música se sentiría en casa en los oscuros callejones y edificios de Blade Runner (ojalá Ridley Scott piense lo mismo ahora que está trabajando en la secuela) La formula sigue siendo inmediatamente reconocible pero con pequeñas e interesantes evoluciones que evitan la posible fatiga. Este tema en particular, es el primero suyo que me alcanza por la vertiente física además de por la emocional.

 
 

 

Romance – Wild Flag (2011)

Esta canción me levanta el ánimo cada vez que la escucho. Energía contagiosa a paladas, melodías pegadizas y abundancia de saltarines riffs de variadas e interesantes texturas. Y si le sumamos el vídeo las buenas sensaciones se amplifican. Las referencias a Henry Rollins y Arcade Fire siempre me dejan un buen rato con la sonrisa puesta.