Ohne Musik wäre das Leben ein Irrtum

Playlist

Heart Full Of Soul – The Yardbirds (1965)

Me envía el buen amigo @Fredcant (¡gracias!) esta maravilla de los Yardbirds. No había visto nunca este vídeo, grabado para la emisión del programa Shindig! de la ABC el 23 de septiembre de 1965, aunque sí sabía de la canción, uno de los primeros ejemplos de lo que vino a conocerse, debido a las influencias de la música india, como “raga rock”.

Probablemente, nadie pensaba en aquel momento que Jeff Beck acabaría siendo uno de los guitarristas más importantes de la historia del rock, pero el vibrante sonido de esa Telecaster y su naturalidad y fluidez en la interpretación parecen, hoy en día, indicios evidentes de que ahí había algo más que un músico de sesión. Los Yardbirds son casi más conocidos por sus guitarristas que por sus canciones. Y con razón. Beck había reemplazado sólo seis meses antes a Eric Clapton y un año después seria sustituido como guitarra solista, tras ser despedido del grupo, por Jimmy Page. Casi ná…

Anuncios

Suggest A Path – Exit Ten (2011)

Descubrí este tema en la siempre interesante lista de emergentes de We Are Hunted del mes de enero. Después de escuchar un minuto estaba listo para borrarlo. Un vulgar remedo de Pearl Jam pero con una voz que no merecería mencionarse en el mismo párrafo que la de Eddie Vedder. Nada con lo que perder el tiempo, vamos. Entonces llegó el estribillo…

Y todo cambió. Lo insufrible se convirtió en preludio de una de esas explosiones angustiadas pero perfectamente controladas a las que tanto partido han sacado bandas como 30 Seconds To Mars y a las que me reconozco irremediablemente enganchado. A partir de ahí, repetición tras repetición. En la versión compacta o en la elongada con toques arpegiados a lo Killswitch Engage versión light. Y así, felizmente, lleva la canción ya varias semanas en la playlist.


 


Swim Good – Frank Ocean (2011)

Si tuviera que apostar por el éxito futuro de alguno de los artistas o grupos más prometedores del 2011, sin duda colocaría gran parte de mi dinero en Frank Ocean. Hace casi un año (el 18 de Febrero de 2011) Ocean debutó con una más que interesante mixtape titulada “Nostalgia Ultra”, que ofreció para descarga gratuita en su blog personal (podéis encontrarla aquí). Su nombre comenzó a sonar, ayudado por su pertenencia a la, desde hace tiempo inevitable, tropa angelina OFWGKTA (siglas, para quien no los conozca, de “Odd Future Wolf Gang Kill Them All”, algo así como “Futuro Extraño Banda del Lobo Matar a Todos”), pero creo que la calidad de sus canciones habría eventualmente llegado a oídos lo suficientemente bien conectados como para ponerlo en el mapa.

 

Un paréntesis sobre OFWGKTA: es curioso contrastar la cantidad de discusiones acerca del grado de “industrialización” de Lana del Rey (bastante aplacadas por fortuna tras comprobar con alivio las élites que ni es una maravilla en directo ni es capaz de mantener el mismo nivel de sus mejores singles durante un disco completo, con lo que podemos ignorarla como artista de gran éxito comercial y poca sustancia durante unos cuantos años hasta redescubrirla, cuando sus números de ventas comiencen a declinar, como venerable musa de una nueva generación indie), con las pocas dudas que provoca la súbita aparición en L.A., dentro del mismo colectivo, de un numeroso grupo de rappers de indudable talento entre los que se encuentra alguien como Frank Ocean, un cantante de Nueva Orleans con inclinaciones más cercanas al R&B, bastante mayor en edad que el resto y con un pasado como compositor fantasma de temas para gente como Brandy, John Legend o Justin Bieber. Ciertamente curioso.

 

Volvamos a Frank Ocean antes de perdernos por completo. “Swim Good” es uno de los dos singles que el sello Def Jam decidió lanzar tras comprobar el éxito de “Nostalgia Ultra” . Posiblemente no sea un tema tan redondo como “Novacane” (el primer single) pero engancha bastante más y ofrece pistas de un talento como compositor y productor que no se ven con frecuencia. No es que estemos ante el nuevo Kanye West pero algo debieron ver el propio West y Jay-Z cuando le invitaron a participar en su mano a mano del año pasado, “Watch the Throne”. De paso Beyonce descubrió su talento como compositor y le pidió un tema para su disco “4”. Así que, con tales padrinos y con canciones como esta, la apuesta parece bastante segura. Lo comprobaremos con el primer disco de Frank Ocean, anunciado para este año.

 


Street Halo – Burial (2011)

Por desgracia no al ritmo que muchos desearíamos, Burial sigue fabricando inquietantes atmósferas repletas de bajos tectónicos, ráfagas de viento sintetizado y fragmentos perdidos de canciones tristes. Esta música se sentiría en casa en los oscuros callejones y edificios de Blade Runner (ojalá Ridley Scott piense lo mismo ahora que está trabajando en la secuela) La formula sigue siendo inmediatamente reconocible pero con pequeñas e interesantes evoluciones que evitan la posible fatiga. Este tema en particular, es el primero suyo que me alcanza por la vertiente física además de por la emocional.

 
 

 


Romance – Wild Flag (2011)

Esta canción me levanta el ánimo cada vez que la escucho. Energía contagiosa a paladas, melodías pegadizas y abundancia de saltarines riffs de variadas e interesantes texturas. Y si le sumamos el vídeo las buenas sensaciones se amplifican. Las referencias a Henry Rollins y Arcade Fire siempre me dejan un buen rato con la sonrisa puesta.