Ohne Musik wäre das Leben ein Irrtum

Strangelove – Depeche Mode (1987)



 

There’ll be times
When my crimes
Will seem almost unforgivable
I give in to sin
Because you have to make this life livable
But when you think I’ve had enough
From your sea of love
I’ll take more than another riverful
And I’ll make it all worthwhile
I’ll make your heart smile

Strangelove
Strange highs and strange lows
Strangelove
That’s how my love goes
Strangelove
Will you give it to me
Will you take the pain
I will give to you
Again and again
And will you return it

There’ll be days
When I stray
I may appear to be
Constantly out of reach
I give in to sin
Because I like to practice what I preach
I’m not trying to say
I’ll have it all my way
I’m always willing to learn
When you’ve got something to teach
And I’ll make it all worthwhile
I’ll make your heart smile

Pain will you return it
I’ll say it again – pain
Pain will you return it
I won’t say it again

I give in
Again and again
I give in
Will you give it to me
I give in
I’ll say it again
I give in

I give in
Again and again
I give in
That’s how my love goes
I give in
I’ll say it again
I give in

Habrá ocasiones
En las que mis crímenes
Parecerán casi imperdonables
Me abandono al pecado
Porque hay que hacer esta vida llevadera
Pero cuando piensas que he tenido suficiente
De tu mar de amor
Me tomaré mas de otro río entero
Y haré que todo merezca la pena
Haré que tu corazón sonría

Amor extraño
Extraños altibajos
Amor extraño
Así es como funciona mi amor
Amor extraño
Me lo darás?
Aceptarás el dolor?
Que te provocaré
Una y otra vez
Y lo devolverás?

Habrá días
En los que me pierda
Pueda parecer
Constantemente fuera del alcance
Me abandono al pecado
Porque me gusta practicar lo que predico
No trato de decir
Que todo será como yo quiera
Siempre estoy dispuesto a aprender
Cuando tienes algo que enseñar
Y haré que todo merezca la pena
Haré que tu corazón sonría

Dolor lo devolverás?
Lo diré otra vez – dolor
Dolor lo devolverás?
No lo diré otra vez

Me abandono
Una y otra vez
Me abandono
Me lo darás
Me abandono
Lo diré otra vez
Me abandono

Me abandono
Una y otra vez
Me abandono
Así es como funciona mi amor
Me abandono
Lo dire otra vez
Me abandono

He colocado, sobre la letra, dos versiones de este tema porque existen importantes diferencias entre el single, lanzado en abril de 1987, y el corte que apareció en el álbum “Music for the Masses” cinco meses después. La recepción de la canción por parte de la prensa especializada fue fría y el tema apenas alcanzó el puesto 16 en las listas de ventas británicas antes de desaparecer rápidamente de ellas. Tampoco la banda estaba especialmente contenta con el resultado y el mismo Alan Wilder diría años después que sentían que el tema estaba “demasiado abarrotado”. Así que Daniel Miller, fundador de Mute, el sello de toda la vida del grupo, realizó una nueva mezcla que fue la que apareció en el disco y que, en mi opinión mejora bastante la original. En lugar de comenzar directamente con el riff principal (una más de las memorables líneas de teclado del grupo en los 80) y el estribillo, la nueva versión arranca con una introducción donde, sobre un paisaje ruidoso, la melodía va apareciendo gradualmente hasta llegar a la primera estrofa. El sonido está mucho más pulido que el del single y, en cierto modo, anticipa ya el que, tres años después, tendría “Violator”. El bajo, mucho más orgánico y redondeado que la elástica y dura base original, y la batería dejan de ocupar todo el espacio lo cual, junto a la ralentización del ritmo, permite a la canción respirar y al oyente apreciar sin urgencias los diversos efectos y el fondo de sintetizadores que dotan al tema de una atmósfera propia en la que desarrollarse. Lo que, salvo por la velocidad y el peso dentro de la mezcla, se mantiene prácticamente sin modificación, es la interpretación vocal de David Gahan, que llega a su punto algido en la línea “possibly out of reach” de la segunda estrofa donde fuerza la voz casi hasta el punto de ruptura. Es, sin duda, mi momento favorito de la canción.

En lo que se refiere a la letra, es lo suficientemente ambigua como para prestarse a diferentes interpretaciones, pero resulta difícil no asociarla a una relación sado-masoquista. No era la primera vez que el grupo trataba esta temática (“Master and Servant” del “Some Great Reward” de 1984 era, sin duda, más explícita en este sentido) por la que el compositor principal del grupo, Martin Gore, asiduo en esa epoca de la escena nocturna de Berlín y de los clubs de inclinación S&M, se reconoció fascinado. Su estética dentro del grupo, con el uso frecuente del cuero y los accesorios metálicos, las ropas de mujer y el maquillaje también parece compartir la misma influencia (os recomiendo la interpretación de “Strangelove” en los premios MTV de 1988 donde Gore aparece sin camisa, con tirantes de cuero y profusión de argollas y cadenas). Todo ello curioso en un chico modoso, crecido en un suburbio casi rural de Londres, que conoció al resto de miembros del grupo en la iglesia y que trabajó, aún cuando el grupo comenzaba a ser exitoso, como aburrido cajero de banco. Tal vez, como opinaba Dave Gahan, Martin sólo quería probar todo aquello que no había tenido oportunidad o valor de hacer en su adolescencia (que luego le gustase es otra historia).

Para el vídeo, Depeche Mode colaboró por segunda vez con Anton Corbijn quien, en su predilecto blanco y negro, mezcló cortes del grupo cantando con imágenes de su novia siendo observada paseando por París o posando con poca ropa en una habitación oscura y con múltiples apariciones, animadas o surreales, de los altavoces de la portada del “Music for the Masses”. Las modelos en lencería no fueron del agrado de la MTV así que el vídeo fue editado para reemplazar esas imágenes y en 1988 se grabó una nueva versión con una estética totalmente diferente: en color, con la banda vestida de blanco y con el título de la canción y diversos símbolos (altavoz incluido) proyectados sobre edificios, estatuas y los propios miembros del grupo. Ambas versiones pueden verse en la web oficial de DM o en Youtube (aquí y aquí), pero prefiero cerrar el post con la interpretación del tema en el último concierto de la gira “Music for the Masses”, en el Rose Bowl de Pasadena en junio de 1988, capturada en el disco/documental “101”. Todo un retrato de la escena musical de finales de los 80 y un ejemplo del atractivo del grupo en directo, lo que les permitía en EEUU llenar estadios con más de 30.000 personas cuando en las listas de ventas apenas entraban en el top 40.

 
 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s